jueves, 21 de junio de 2012

Cuidados de la futura mamá


No hay futura mamá que no necesite cuidados especiales antes, durante el embarazo y después del parto. Este es también el caso de nuestras mascotas. Aprendamos más sobre el periodo de la dulce espera.


Tenemos una hembrita en casa y queremos que sea mamá. Pues bien, lo primero que debemos hacer es llevarla a un control veterinario para que el médico verifique que tenga todas sus vacunas en orden y la desparasite.

Es bueno que sepa que no es recomendable que las hembras se crucen después del primer ciclo menstrual, ya que el embarazo precoz puede ocasionar problemas fisiológicos debido a que los huesos de las perras son aún muy frágiles antes del año de edad y el peso abdominal podría lesionarles la columna vertebral, cadera o patas.

Además, las madres muy jóvenes suelen más que cuidar a sus cachorros, jugar con ellos o ignorarlos y es fundamental el cuidado materno responsable durante sus primeras semanas de vida.

Es por ello que se recomienda cruzar a las perras después de haber cumplido su primer año y de preferencia a partir de su tercer celo. De esta manera no resultan afectados ni su desarrollo ni su calidad reproductiva.



Procreación


Después de verificar que nuestra perra está apta para ser mamá, hay que hacer coincidir el apareamiento con su ciclo de celo que es cada 6 meses. En promedio, el ciclo fértil de la hembra dura entre 9 y 14 días.

El cruce puede durar 45 minutos o más, debido a que la eyaculación de los machos se efectúa por goteo. La hembra produce varios óvulos durante el apareamiento es por eso que al ser fecundada tiene un parto múltiple. La cantidad de cachorritos depende también de la raza de la mascota y de la calidad de semen del macho.

Durante el apareamiento se le debe dejar a la pareja tranquila, ya que si les molesta o asusta puede que se separen bruscamente y ello les puede ocasionar alguna lesión o dolor y después no querrán volverse a juntar.

.


Tiempo de espera

Una vez que nuestra perrita está preñada, la etapa de gestación dura de 60 a 64 días. Siempre es bueno que apunte qué día fue apareada para llevar un mejor control y estar pendientes de los cambios físicos y de comportamiento de la futura mamá.

Al igual que las mujeres, la perrita tendrá cambios hormonales y es probable que algunas busquen más el cariño de sus amos; otras, en cambio, pueden volverse irritables y deseen estar en lugares apartados, solas y sin ruidos. Lo importante es darles afecto y propiciarles un ambiente agradable.

Durante el tiempo de espera es bueno que la lleve a controles periódicos veterinarios para determinar cómo va progresando el embarazo y si es que necesita algún tipo de vitamina adicional.

En cuanto a la alimentación, busque aquellos compuestos que tienen más proteínas, como por ejemplo, la comida balanceada para cachorros, eso ayudará a la buena formación de los futuros perritos. Tampoco se debe descuidar el ejercicio físico de la hembra que es necesario para mantener su tono muscular y prevenir la obesidad.  



Cuidados en el parto



Llegó el momento del parto. Es ahora cuándo la próxima mamá requiere toda nuestra atención y cariño, pero sin que se de cuenta que estamos presentes, ya que a ellas les gusta dar a luz solas.

Ya en los controles veterinarios se le habrá informado si su mascota puede dar a luz de manera natural o por cesárea, eso a través de un examen que se llama pelvimetría.

En el caso de la cesárea esta es siempre necesaria en razas pequeñas, como por ejemplo, las chihuahas y nunca deben pasar de tres cirugías durante toda la vida de la hembra.
En los partos normales las crías nacen una por una, envueltas en su placenta, y pueden salir del vientre materno de cabeza o al revés. Luego la ya mamá los lamerá para retirar la placenta y estimular la circulación sanguínea de los cachorrito.

Después del parto es necesario que un médico veterinario revise a la madre y a los perritos nacidos para verificar que todos estén bien de salud.



Lactancia

Los cachorritos necesitarán lactar de su madre durante 6 a 8 semanas. Para que se vayan acostumbrando a la comida sólida es bueno que a partir de la cuarta semana se le de una alimentación combinada entre leche y comida balanceada especial. Esto también ayudará a que la nueva mamá no se desgaste más de lo normal.

.


Recomendaciones

-          No es recomendable que el cruce sea entre líneas directas. Por ejemplo, entre padres e hijos o hermanos, ya que podrían nacer cachorros con defectos físicos.

-          Como máximo las hembras deberían tener siete camadas en toda su vida. Más de ello, podría peligrar la calidad de los cachorros y la salud de madre y sus hijos.

-          Cuando ya no se desea reproducir a las perras, lo recomendable es castrarlas.

Publicada en Semanario Siete el domingo 1 de abril del 2012


No hay comentarios:

Publicar un comentario